Estantes vacíos luego de que Venezuela ordenara descuentos precios


La República (Colombia) – Encontrar artículos básicos en una Venezuela desgarrada por la crisis se ha vuelto mucho más difícil.

Hordas de compradores desesperados vaciaron supermercados y bodegas la semana pasada después que el presidente Nicolás Maduro ordenara a cientos de tiendas de comestibles reducir sus precios en un último intento por poner un límite a la hiperinflación.

El miércoles, los estantes de las tiendas permanecían dolorosamente desnudas en toda la capital, Caracas, con muchas dudas sobre si se reabastecerían en el corto plazo.

“La comida cara era mejor que no tener comida”, dijo Lucy Zárate, una cuidadora de 62 años, mientras examinaba un mostrador de carne vacío en una tienda de comestibles del este de Caracas. “Es una locura; pan hoy, hambre mañana “, agregó, citando un proverbio español.

Los recortes de precios obligatorios se produjeron en medio de una ola de protestas y saqueos durante la temporada de festividades de fin de año, cuando los venezolanos suelen usar sus bonos de Navidad para tomarse extensas vacaciones.

Pero a medida que el colapso económico obliga a miles a omitir comidas o a hurgar en la basura en busca de sobras, pocos tenían motivos para celebrar.

“Por lo general, terminas las fiestas en deuda porque pasaste un buen rato”, dijo Nohemi Osario, terapeuta ocupacional de 43 años. “Pero este año nos fuimos a la quiebra tratando de comprar alimentos”.

Los socialistas que gobiernan Venezuela han recurrido durante mucho tiempo a los controles cambiarios y de precios en un intento por hacer que los bienes básicos sean asequibles. Pero, en la práctica, hay una perpetua escasez ya que los productores tienen dificultades para cubrir sus costos.

Y ahora los vendedores de alimentos temen que no puedan recuperarse de la última ronda de recortes de precios, que se centraron en los productos más básicos, como verduras, carne, mantequilla y aceite de cocina.

“No es culpa nuestra, nuestros distribuidores siguen subiendo los precios”, dijo Emerson Quintero, de 28 años, gerente de un supermercado Luvebras al este de Caracas. “Ahora dicen que ni siquiera nos enviarán” suministros.

Inflación de cuatro dígitos
Los economistas prescriben de manera generalizada la flexibilización de los controles bizantinos del país como parte de una estrategia para hacer frente a la inflación de cuatro dígitos y la escasez, pero Maduro ha redoblado su posición, lo que ha elevado los precios aún más.

La Asamblea Nacional, dirigida por la oposición venezolana, estima que los precios subieron 85% el mes pasado, con una inflación anualizada superior al 2,600% en 2017. El banco central ha dejado de publicar indicadores económicos regulares.

Las autoridades culpan por los aumentos de precios a los enemigos del gobierno, en el país y en el extranjero, por estimular los disturbios y socavar el régimen de Maduro.

“Estos actos no pueden considerarse mera especulación; son actos criminales contra el país”, dijo la semana pasada William Contreras, jefe de la autoridad que fija los precios en Venezuela, al diario Ultimas Noticias. “No hay ninguna razón para que cambien los precios y es por eso que estamos haciendo correcciones”, dijo, y agregó que las inspecciones de los locales continuarían.

Los líderes empresariales dijeron que los recortes de precios eliminaron el poco capital que tenían muchos supermercados.

“Ahora estamos en una situación en la que las tiendas simplemente no tienen el efectivo para reabastecerse”, dijo María Carolina Uzcategui, presidenta de Consecomercio, una de las cámaras de comercio más grandes de Venezuela. “La escasez irá de mala a crítica”.

Fuente: La República – 11/01/2018

Artículos Relacionados

Acerca del autor Ver todas las noticias

HV